Reunión a múltiples bandas, en casa de Roures, convertido en una especie de moderno Fouché de la política española. Pedigrí izquierdista, pero millonario él, muy francés, eso; es lo que algunos denominamos rojo de salón. Curiosa especie, adaptable a medios adversos y que goza siempre de tan buena salud. Engaña a todos, todo el tiempo. Pero, dejémosle, que no es el objeto de esta humilde nota. Tan solo es el necesario catalizador. En el pot-pourri…