Como veréis, me he resistido bastante a escribir acerca del tema. Porque parece que no hay otro, en este momento. A veces, solo ciertas perspectivas le permiten a uno abordar ciertos temas con desapasionamiento. Hemos leído de todo: desde la Transición y Tarradellas. La radicalización nacionalista progresiva de un pueblo y la inmersión lingüística. La interiorización de cierto relato. El torpedeo interesado – y torpísimo – por parte del PP de Rajoy del intento pactista…