Últimos días, últimas horas. El botón del M.I.R., ahí al lado. Y estoy cansino, con lo del botoncito, no hace falta que nadie me lo diga. Debe ser un recuerdo obsesivo de mi juventud.

Pero no, hay que ser objetivo: el M.I.R. es de lo poco bueno que ha sucedido en la Sanidad Española – incluyendo aquellas comunidades que desearían ya estar fuera del Estado -. El M.I.R. es de lo poquito que nos va quedando de Sistema Nacional de Salud, de lo poco que permite a un asturiano ir libremente a trabajar a Cataluña, y viceversa.

Perderéis esta saludable movilidad, en buena parte, al darle al botoncito. Sin notarlo, se os habrá creado una cadena que os une a una Comunidad Autónoma en cuyo centro desarrollaréis el período formativo. La libertad del botón es la mayor de que gozaréis nunca; valoradla y usadla en vuestro favor.  Y me explico.

Este amago cutre de república federal que padecemos en nuestro país ha troceado el Sistema Sanitario en diecisiete autonomías enfrentadas. No me extiendo ahora sobre el tema; suficientemente preocupados estáis ahora con el número que tenéis y si os llega para la especialidad que queréis y el lugar que ambicionáis. Algo os comenté en posts recientes.

Este último post pretende ser corto y aportaros información fresca sobre qué especialidades hacen falta en cada Comunidad Autónoma. Os digo, en general, que cubrir toda la Atención Primaria (Medicina Familiar y Comunitaria y Pediatría) viene siendo un problema en toda España, y mucho más que lo va a ser. Ahí va a haber trabajo seguro.

Lo que va a distinguir a una Comunidad de otra son otras peculiaridades.

Como dato general, está bien que sepáis que los Recursos Humanos no son el fuerte de los diferentes Sistemas Autonómicos de Salud. Durante décadas, estos se manejaron con exceso de personal cualificado, obediente y resignado. No nos han valorado, y tampoco se preocuparon en exceso en planificar necesidades, en su momento. No vieron, por ejemplo, que la plantilla se les jubilaría en masa entre el 2015 y el 2015. “Total, para lo que sirven”, pensarían.

Una buena muestra de esta forma de pensar es la reciente entrevista concedida por el Conselleiro de Salud de Galicia. Pura sinceridad, el hombre. Somos, sois reponedores de supermercado, poco más o menos. Pero no os engañéis: así piensan todos, sociatas, peperos, convergentes o peneuvistas.

Pero, de esto, ya tendréis tiempo de enteraros, bien a vuestro pesar. Yo voy a otra cosa.

Voy a que, de su estupenda planificación, se les están quedando vacantes o de difícil cobertura los Comarcales o los Centros de Atención Primaria más alejados de las áreas metropolitanas que interesan más a los jóvenes como vosotros. Y que la respuesta al problema es, realmente, “no tengo ni idea cómo solucionarlo”.

Unos optan por un sistema de humo – “puntos” que veremos para qué valdrán, en realidad – para atraer a cuatro incautos para cubrir las sierras y áreas rurales. Pero tengo que poner aquí, en vuestro conocimiento, que varias CCAA – Extremadura, Baleares, Cataluña y Asturias – tienen sobre la mesa obligar al residente egresado – es decir, tras concluir su formación – a cubrir puestos de difícil cobertura. Y me explico.

Primero de todo, no es una ocurrencia. Llevan un mes dándole vueltas al tema, viendo la posibilidad legal de hacerlo. A muchos, nos parece una burrada, una transgresión en toda regla de muchos derechos inalienables. Pero peores tropelías hemos visto. Te lo podrían poner en la letra chica del contrato, a la entrada en tu hospital para iniciar la residencia. Se argumenta – así – que el Sistema hace una inversión en tu formación, y que la tienes que devolver con servicios especiales. Ninguna consideración a la mano de obra barata en que os convertís, en realidad, muchas veces. Newspeak y Minitruth, como en 1984.

Quiero decir, que vas tú, inocente, y eliges hospi y especialidad. Firmas, con toda tu alegría, y te dedicas a aprender. Y cuando vas a terminar, te encuentras que estás obligado por contrato a pasar… ¿cuánto tiempo? Peñas Arriba, como escribía Pereda, de centinela del islote, hasta que llegue el relevo. Una militarización en toda regla de la profesión, que se da ya en muchos países, como en Cuba y Turquía, según tengo entendido.

Lo voy a dejar aquí, que me alargo. En los links os he dado algún material para considerar.

El Jardín de las Delicias

Dentro del “Jardín de las Delicias” de El Bosco, hay muchos rincones. Procurad, elegir bien. Son muchos años de jardinero.

Federico RelimpioDe K.O.L. Líder de Opinión:

En resumen, un libro sublime, una pequeña joya muy recomendable para cualquier médico. Debería ser de lectura obligatoria en las Facultades de Medicina.” Mónica Lalanda (@mlalanda(picar aquí para más info)

frelimpio

Si te gusta, comparte y sígueme
0