En el festín de los honores, siempre hubo invisibles. Gentes a las que se les hizo justicia después de muertos, o tal vez nunca. Siempre fue así, y así parece continuar, para nuestra vergüenza. Así que tengo que presentar un nuevo caso de nuestra ciudad, Sevilla, que, según refiere, parece indiferente a que se le dé el lugar que merece.

Pero, recapitulemos un poco. Asistimos a un verdadero aluvión de buenas noticias en el Sistema Público de Salud, en Andalucía. Cosa buena, por el contenido. Otras interpretaciones, para otro post. Voy al hecho: tres equipos médicos de Sevilla logran el sello como referentes nacionales. ¿Cabe alguna interpretación que no sea saludar la noticia?

Patología metabólica, que me toca más de cerca. Por ser mi Hospital Universitario Virgen del Rocío y estar ahí las doctoras Eva Venegas y Elena Dios. Residentes mías, que fueron hace muchos años. Jefa directa, que es hoy, la primera, y compañera, que es, la segunda. Un orgullo, sin lugar a dudas. Sin saltos, voy a cardiopatías congénitas, en mi mismo hospital, para encontrarme con la doctora Pastora Gallego y la doctora Rodríguez Puras. Compañera de carrera, la primera – la saludo todos los días, cuando va al curro en bici – y compañera de residencia, la segunda. Realidad, que es hoy, la feminización de la Medicina. Para bien, sin lugar a dudas.

Voy a la tercera Unidad “Tumores Oculares”, oncología ocular del Hospital Virgen Macarena. Y me encuentro un resumen de su actividad, de la mano de su responsable, el doctor Espejo. Llego casi hasta el final de dicho resumen, que versa así:

La presentación de estas técnicas por parte del los especialistas del Macarena ha logrado el reconocimiento nacional e internacional en diferentes congresos, obteniendo el primer premio a la mejor presentación en el 14 Congreso Europeo de la Sociedad de Retina celebrado en Londres (Reino Unido); y en el encuentro anual la Academia Americana de Oftalmología celebrado en Chicago (EEUU) en 2016.”

Y advierto que, de inmediato, me falta un nombre. Un nombre de mujer. Un nombre que, a mi juicio, ha sido injustamente omitido de la noticia tan brillantemente presentada por el Diario de Sevilla. El nombre de una mujer discípula de un gran cirujano oftalmológico del mismo hospital – el doctor Rubén Ángeles -, y que lleva muchos años de dedicación y trabajo.

El nombre de la mujer es doctora Isabel Relimpio López.

Muchos de ustedes se sonreirán, de inmediato, y pensarán que acudo a sostener o ensalzar la figura profesional de mi prima hermana. Se equivocan. Acudo a ponerle autoría concreta a los méritos que el Diario de Sevilla acaba de Publicar (ver más arriba).

La doctora Isabel Relimpio López recibió en mano los premios arriba mencionados, como es fácil de demostrar. Disponiendo de este blog, la vergüenza sería no emplearlo para no restituirle el honor debido, negado sorprendentemente por un manejo informativo injusto. Desde aquí exijo una corrección al Diario de Sevilla.

El Honor Debido

El Honor Debido

 

Termino ya, que no es otro mi propósito. Solo quiero dar fe del terrible esfuerzo que me ha costado lograr la aquiescencia de mi prima para que este post vea la luz. Abierto queda el blog para cualquier otro en la misma situación – siempre que sus méritos puedan documentarse del mismo modo, claro -.

Federico RelimpioDe  K.O.L. Líder de Opinión:

En resumen, un libro sublime, una pequeña joya muy recomendable para cualquier médico. Debería ser de lectura obligatoria en las Facultades de Medicina.”   Mónica Lalanda (@mlalanda) (picar aquí)

 

frelimpio

Si te gusta, comparte y sígueme
0