Reproduzco en su integridad, y con expreso permiso del autor, la reseña que me hace llegar Alberto Hernández acerca de mi segunda novela Bajo su Piel Tatuada.

Alberto HernándezDe modo previo: sobre Alberto Hernández. Poeta, narrador y periodista (Venezuela). Su obra literaria ha sido reconocida en importantes concursos nacionales. En el año 2000 recibió el Premio “Juan Beroes” por toda su obra literaria. Ha representado a su país en diferentes eventos literarios: Universidad de San Diego, California, Estados Unidos, y Universidad de Pamplona, Colombia. Encuentro para la presentación de una antología de su poesía, publicada en México, Cancún, por la Editorial Presagios. Ficha literaria, picar aquí.

CRÓNICAS DEL OLVIDO

1.-

Una larga historia nos recorre. Entre intimidades, lechos, manos que se tocan, noches, insomnios. La vida. Y luego la muerte. Una autopsia. El desvelo. Los intertítulos que le dan consistencia a “Bajo la piel tatuada”, la novela del sevillano Federico Relimpio Astolfi, quien a través de una larga respiración nos relata la vida y los sinsabores de quienes viven y tienen en la usencia los límites para poder afirmar o negar que tienen conciencia de ella.

Se trata de una novela en que los personajes están bien definidos. Una historia contada sin prisa, ovillada en su propia tensión: quien habla sabe que el mundo no está quieto, que es posible establecer un instante de concentración para saber que mañana, o en cualquier momento será el registro de la partida.

2.-

Relimpio es médico y como tal tiene conocimiento de lo que ocurre al final de su obra. Varios tiempos recurren a la realización de una autopsia de la cual habrá de emerger un resultado. Que sea importante, no importa. Lo relevante es la forma cómo el autor nos lleva hasta es e recinto donde un cuerpo espera ser abierto. Espera ser conocido en su interior, espera que alguna marca diga hasta dónde es posible admitir que la vida está allí, acostada en una placa de metal. Que la existencia es renuente a cualquier espera. Que no es posible no ser tallado por lo que ocurre a diario durante tantos años.

3.-

¿Qué hay bajo la piel? ¿Qué metáfora esconde esta historia? ¿Qué significa ser marcado, trazado, tatuado, identificado? La novela es eso, muchas marcas, muchos hitos, no sólo bajo la piel, donde reposan los órganos y la conciencia, sino también en la proyección de esa conciencia. El narrador lo hace con elegancia, sin alejarse de su condición de observador, de testigo que muy allá, en el fondo, podría parecer protagonista. Los verbos no atañen a esta formulación en la que nuestro narrador se embarca.

Un cuerpo espera. El lector ha sabido hacerlo. La lectura se hace lenta por la extensión, por la larga vida de quien respira estas páginas y finalmente usa un escapleo, un bisturí, una sierra para encontrar el tatuaje, la marca, que de pronto no está, que de pronto se asoma, que de pronto está y sólo es una premonición, como la misma muerte.

ALBERTO HERNÁNDEZ

tabloncultural

Picar sobre la imagen

 

Si te gustó esta entrada, seguro que te encantará Bajo su Piel Tatuada: novela negra, novela social. Clicar aquí, para detalles.

Si te gusta, comparte y sígueme
0