Hola, Albano Dante;

Sé que hoy está siendo un día excelente. Ayer y hoy, se siguen vendiendo millones de libros en Cataluña y en el resto de España y eso, sin duda, es una buena noticia. Porque desmonta las políticas basadas en la mentira, la manipulación y la intolerancia — como la que exhibiste hace unas horas, con tu carta —. Seguro que el hecho de que la gente compre libros te parecerá una amenaza, en algún aspecto. Sé que tendrás que hacer horas extras para redactar textos en los medios afines que no me molesto en señalar, porque ya se señalan solos. Nada mejor para combatir la luz que pueden aportar los libros que la suciedad, la mentira y la manipulación de las cloacas sectarias, televisivas o no; en esto estoy de acuerdo. Venga, ánimo.

Dicho esto, sin embargo, tengo muy buenas noticias para ti y para todo el mundo: Sant Jordi es de todos. Nunca será enajenado por partido, facción o bandería, hable chino, turco, ruso o maorí. No hay nadie fuera, salvo el que así decida situarse, por apuntarse a la intolerancia o al odio, como tú acabas de hacer, condenando a dirigentes electos al ostracismo, no sé en base a qué poder real o supuesto. Llegado a este punto de la carta, tal vez ya estés preparando el insulto o la descalificación que mejor te venga contra mí. Lo que inventes o te venga en gana.

No pertenezco a partido alguno. Hago esto porque hace unas décadas asistí al milagro de un país transmutado de dictadura casposa a lugar de convivencia, y me dije que jamás consentiría que nadie trazaría fronteras de lo adecuado o lo conveniente. Sin embargo, me reafirmo: estás dentro del Sant Jordi de todos. Nadie te echa. Y cuando digo “de todos” lo digo justamente en el sentido en el que tú lo dices, Sant Jordi de los que creemos en la cultura como herramienta de crecimiento de las sociedades.

Por ello no te comprendo, Albano Dante: ¿Cómo pretendes ser tolerante y plural, y sostener, terminantemente, eso de que Sant Jordi “nunca será vuestro”?

Y, ahora, explícame, por favor, ¿a quién incluyes en ese “vosotros”?

“Vosotros no cabéis”, escribes, amenazadoramente. Está claro que te refieres a Xavier Albiol e Inés Arrimadas. Pero uno podría preguntar: ¿y a cuántos miles o millones de ciudadanos más? ¿Definidos con qué criterio? ¿Expulsados bajo qué autoridad moral o legal?. No lo entiendo. Si, a lo largo de los párrafos de tu carta, dices incluir en “vuestro” Sant Jordi a gentes de orientaciones políticas diferentes… ¿Bajo qué criterio te permites la proscripción o demonización de un representante electo? ¿No te da vergüenza hacerlo, y seguir llamándote demócrata? ¿En qué consiste para ti la pluralidad, entonces?

Afirmas que a Arrimadas y Albiol les molesta que la gente escriba, que la gente lea y que la gente piense por si misma y se haga preguntas. Leyéndote, me da la impresión de que es a ti y a gente como tú a quienes les molesta que se escriba y se lea aquello que no conviene. Ignoro de dónde sacas que los arriba mencionados han dicho esto o lo otro contra este autor o el que sea. Tal vez tú tengas la idea de una literatura obligadamente política y, por tanto, al servicio de cierta causa.

Me hace gracia la contundencia del aserto: “sabemos que los libros no os gustan”. ¿Qué sabes tú acerca de lo que le gusta a cada cuál? ¿Ha dicho este o aquella algo a favor o en contra de los libros, en general, o de algún autor, en particular? Y sigues con “vuestra” sabiduría – que no documentas o justificas – (¿En nombre de quién o quiénes hablas? ¿Qué libros han sido prohibidos en nuestro país? ¿Qué periodistas han sido perseguidos, particularmente por Albiol o Arrimadas, que – por cierto – carecen de poder efectivo para perseguir periodistas?). “Sabemos…”, “sabemos…”, “sabemos..”, “lo sabemos todo de ti”. Tu omnisciencia y tu superioridad moral van parejas a lo progresivo de tu irrelevancia política, ¿no te das cuenta?

Termino, pues, Albano Dante. Lo peor, es que te creo. Creo firmemente que piensas lo que escribes. Que eres así, en suma, y que representas un tipo de persona que acaba de volver a los años treinta del siglo pasado. Que ha hecho borrón y cuenta nueva de cuarenta años de historia para retrotraernos a una dialéctica enterrada en sangre. Y no eres tan joven, para cambiar o madurar. Ni viejo, como para jubilarte. A ver qué haces con tu vida, pues.

(P.D. Busca un insulto por mi parte en el texto, Albano Dante. Luego, me respondes del mismo modo. Molt graciès.)

(P.D. 2 Antes que tú y desde dentro, me he significado contra la corrupción sanitaria, poniendo en riesgo la comodidad de mi puesto de trabajo. Por si te vale. Échale un ojo a K.O.L. Líder de Opinión aquí)

KOL Líder de Opinión

K.O.L. Líder de Opinión:

“Un libro que debería ser de obligada lectura para todos los estudiantes de Medicina y para los médicos residentes” @FernandoFabiani. Pica aquí

@frelimpio

Si te gusta, comparte y sígueme
0