Canción Dulce, de Leila Slimani (Premio Goncourt 2016), podría ser el escenario perfecto para una novela de terror. El terror cotidiano de muchas familias. El thriller perfecto para un barrio acomodado del primer mundo. Pero entremos en materia:

No haré spoiling — nunca lo hago —: estamos ante la crónica de una tragedia: “el bebé ha muerto. […] La niña, en cambio, seguía viva cuando llegaron los del servicio de emergencias”. Tal es el arranque: áspero, cruel. Cuando llegue a la gran pantalla, será algo más que una bofetada. Será cogerte por el cuello.

Dos niños, Adam y Mila. Sus padres, como tantos, una familia parisina acomodada: Paul, productor musical, y Myriam, abogada. Ella ha tenido que postergar su carrera en pos de la maternidad. Y, de repente, se le brinda la oportunidad de relanzarse. Claro que alguien tendrá que asumir sus funciones, con los niños. Y ahí llega nuestra protagonista, Louise, la niñera.

Ahí, el planteamiento. ¿Bienvenidos al horror? Podría presentarse de este modo, sin duda. Porque están muchos de los elementos que podrían inquietar a miles de familias acomodadas de lo que hemos venido a denominar el mundo desarrollado y podrían garantizarles un buen rato de suspense.

Unas manos menudas, una sonrisa perfecta, hiératica. Una mujer blanca, para cuidar a unos niños pequeños de piel blanquísima. Tus niños. En tu casa. Para que puedas desarrollar tu carrera. Y cuidarte. Y apreciarte. Una presencia nueva que, todos los días, se apodera de tu hogar, un poco más. Insustituible, ¿verdad?

Pues, no, mire usted, no es tan fácil. “Canción Dulce” es mucho más que eso. Es, ante todo, novela social, análisis psicosocial, el crimen horrendo, sí, pero resultado de una mente trastornada, que hay que ver en el contexto. Un contexto que son clases sociales, y dentro de ello una compleja patopsicobiografía: una mujer contra las cuerdas de la existencia, de si misma, de las convenciones sociales, de todo lo que consideró sagrado, de la razón, de la piel misma del bebé, que acariciaba con dulzura…

Si te gustó esta entrada, seguro que te encantará Bajo su Piel Tatuada: novela negra, novela social. Clicar aquí, para detalles.

Federico Relimpio

@frelimpio

Sobre mí

Si te gusta, comparte y sígueme
0